La India se convierte en la sexta potencia nuclear del mundo al detonar con éxito, en el desierto del Rajastán, una bomba nuclear de potencia similar a la lanzada sobre Hiroshima, rompiendo el monopolio nuclear de Estados Unidos, Unión Soviética, Francia, Gran Bretaña y China.