El inicio del curso escolar se presenta con algo de incertidumbre y ciertos temores por parte de padres, profesorado y alumnado. Así lo indica el director del CEIP ‘La Moheda’, Antonio Valiente, que sobre todo quiere lanzar un mensaje de tranquilidad “y saldremos adelante de una manera muy digna”, aunque la preocupación es patente ante las situaciones que se puedan dar en los colegios.

Valiente señala que ante esta situación las comunidades educativas están más unidas, con colaboración más estrecha e intensa entre todas las partes implicadas, “esperando que el curso se pueda llevar con total normalidad”. El curso que comenzará el 9 de septiembre contará con una normativa y aspectos a regular, clases presenciales y mascarillas. Aun así, ante cualquier evento contradictorio que pudiera presentarse con respecto a la pandemia, los centros están totalmente preparados para proceder a la enseñanza online.

Los equipos directivos tienen dispuesta la regulación de asistencia a clase con los comportamientos a seguir dentro del centro y aulas, uso obligatorio de mascarillas a partir de 6 años y los menores de esta edad “muy aconsejable que también la lleven”, control de temperatura a la entrada, lavado de manos con gel hidroalcohólico, entradas escalonadas, distancia de metro y medio. También, en el caso del centro educativo ‘La Moheda’, contarán con paneles informativos donde se explican las normas, además de señalización por los accesos de entrada y salida por orden.

En las aulas, el alumnado tendrá 1,5 metros de distancia entre pupitres “y se intentará que entre la mínima gente posible a las aulas, incluso que el tutor dé las máximas asignaturas posibles”, aunque hay casos que lógicamente no puede ser así, ya que se cuentan con ciertas especialidades que tienen que impartir esos profesores. También se intentará que la interacción entre los chicos y chicas sea con los propios de su clase y lavado de manos varias veces al día. De igual manera, a todos los docentes de La Solana se les ha hecho una PCR, y aunque algunas se practicaron a principios de agosto, sí que a otros tantos se les realiza durante semanas y hasta el mismo día del inicio del curso.

Comedor escolar y pabellón deportivo

En cuanto al comedor escolar, el director informa que se iniciará con normalidad dando el servicio desde el primer día. Los niños y niñas contarán con dispensadores de gel, papeleras de pedal, sus propios sitios manteniendo la distancia de seguridad, y que los que sean del propio grupo de clase o hermanos puedan estar más cerca entre ellos. Además, se dará el servicio de  comida y cuanto antes que abandonen las instalaciones. Antonio Valiente indica que hay otra posibilidad muy buena “siempre que la administración me lo permita”, consiste en recoger la comida en un tapper y comer en casa.

En el pabellón ‘La Moheda’, siempre que la educación física lo permita por la meteorología, se realizará en las pistas y cuando el docente así lo vea necesario será en el propio pabellón. En estos casos se intentará limitar los contactos, evitando dichos juegos que así lo requieran, y del mismo modo, la práctica de esta asignatura se limitará a los propios compañeros de clase.