Más de 40 años al servicio del vehículo industrial

La historia de esta empresa co­mienza cuando, Jerónimo Maeso, natural de Manzanares, pero que tuvo que emigrar a Madrid a bus­carse la vida cuando era joven, decide junto a su hijo Antonio, ­el cual comenzó a tra­bajar a los 16 años en un taller mecánico de la capital y había cogido cierta experiencia en sus casi tres años que llevaba ejerciendo esta profesión­, montar un taller mecánico por su cuenta en su ciudad natal, Manzana­res. “Así al menos no nos manda nadie”, le dijo Jerónimo a su hijo Antonio antes de comenzar esta andadura. Era el año 1979 cuando ambos emprenden con esta aven­tura, abriendo un pequeño taller de neumá­ticos y reparaciones mecánicas en el barrio de la Divina Pastora, junto a ellos, un em­pleado, Julián Granados, que aún sigue en la empresa.

Los comienzos, y aunque no había mucho competencia, fueron difíciles, sobre todo por la inexperiencia. Comenzaron poquito a poco con pequeñas reparaciones de me­cánica y de neumáticos en turismos, luego algo de vehículos agrícolas, y así hasta que, a los 4 o 5 años, adquieren una pequeña grúa, lo que les supuso empezar a “despe­gar” y a tener mucha más demanda de tra­bajo. A partir de ese momento todo fue cre­cer, tanto en clientes como en maquinaria y flota de vehículos, llegando a contar con hasta cinco grúas y un taxi para la asistencia en carretera. El negocio iba bastante bien, tanto era así que, hasta las instalaciones se les quedaron pequeñas. Corría el año 1990 cuando deciden trasladarse a unas nuevas instalaciones más amplias y modernas, las que cuentan en la actualidad. A su vez, cre­ció el número de empleados, estando en la actualidad doce personas.

El cambio de ubicación e instalaciones es motivo también de la adquisición de las concesiones de la marca Iveco y la marca Lancia como taller autorizado para dar ser­vicio de postventa; mantenimiento, repara­ción, recambios y accesorios. Si bien es cierto, la concesión de Lancia solamente duró unos pocos años, ya que su mayor de­manda era el vehículo industrial, metiéndose de lleno con ello, y por tanto, involucrán­dose totalmente con la marca Iveco. Así­ mismo, en el año 1995, Jerónimo Maeso decide jubilarse, por lo que sería su hijo Antonio quien seguiría al cargo de la em­presa como único gerente.

Izq.: Jerónimo Maeso. Centro: Una fotografía de los años 80 de una de las grúas. Dcha.: Reparando un vehículo Iveco en las nuevas instalaciones en los años 90.

Iveco, marca comercial de vehículos in­dustriales, medios y pesados, creada por Fiat en el año 1975 tras la fusión de cinco compañías, cuenta en nuestra provincia con cuatro puntos de servicio; un concesionario que está en Ciudad Real capital, y tres talleres autorizados, entre ellos Talleres Ma­eso. “Si hay algo que el vehículo industrial tiene, es que se mueve por toda la geografía nacional y europea, por ello, Talleres Maeso cuenta con clientes de toda España, desde la Comunidad de Madrid o Cataluña, hasta de zonas como Andalucía, Levanta o Extremadura, clientes muy fieles y de muchos años, ya que además, Manzanares es un punto de encuentro y zona de paso obligado de norte a sur y de este a oeste más impor­tante de nuestra geografía nacional”, señala Antonio Maeso. Fercam, la Feria Nacional del Campo de Manzanares, también ha sido un buen escaparate para ellos, comenzando a exponer en los años 90 durante varios años hasta que el concesionario oficial de Ciudad Real se hizo cargo del stand.

A día de hoy, la empresa sigue en cons­tante adaptación y formación, ya que cada vez se impone más la electrónica en los vehículos, van apareciendo sistemas nuevos, y aunque la mecánica base se sigue conser­vando, hay ciertos avances en lo referente al medio ambiente, nivel de emisiones, etc. Igualmente pasa con todo el tema informá­tico, ya que cualquier avería con la que cuente un vehículo necesita un aparato de diagnosis, y estos, tienen que estar actuali­zados cada día. “Atrás fueron quedando las herramientas de mano y la fuerza, dando paso a las nuevas tecnologías”, destaca An­tonio. Y qué decir de los vehículos indus­triales de hoy día, que cuentan con enormes cabinas que “prácticamente son como una casa”.

Izq.: En la década de los 90; Antonio Maeso, cuarto por la derecha, junto a varios directivos de la marca Iveco. A la derecha; Antonio Maeso junto a su cuñado José Villa Torrente y el expresidente del Gobierno Regional, José María Barreda.

El objetivo diario de Talleres Maeso es estar a la última en las nuevas tecnologías que van surgiendo, estar perfectamente formados y tratar en la medida de lo posible mejorar los servicios que se dan. Igual­mente, cuentan con servicio de tacógrafos que incorporaron hace unos cinco años, “el tacógrafo es como la caja negra del vehí­culo, donde aparecen las horas de conduc­ción, como conduces, cuando arrancas, cuando paras… es algo serio y legislativo, por lo que hay que estar al día”, nos cuenta Antonio, prestando este servicio de revisio­nes, averías y reparaciones que puedan ne­cesitar. Asimismo, ofrecen todo lo necesario en servicio postventa de mecánica y elec­tricidad para el mantenimiento y reparación de vehículos industriales, además de los recambios y accesorios necesarios, ya sean de la marca Iveco o de cualquier otra marca de vehículo industrial.

Por otro lado, en el año 2012, comenzaron con unas nuevas instalaciones que, tras la crisis, tuvieron que dejar a medio construir, pero que están retomando para poder am­pliar sus servicios y mejorarlos, con la idea de involucrarse también con la carrocería de vehículos industriales. Y a su vez, poder ofrecer un mayor servicio en cuanto al mundo de los neumáticos industriales, algo que retomaron hace un tiempo y que está funcionando muy bien, y que les hace re­cordar “como fueron sus comienzos”.

En esta historia también debemos hacer mención a dos personas muy importantes dentro de la empresa, por un lado a María Cuadra, mujer de Antonio, y que lleva 30 años junto a él en esta aventura, tanto en lo personal como en lo profesional. Y por otro lado a Antonio, hijo de ambos, que se in­corporó a la empresa hace unos seis años.

Talleres Maeso es una de esas empresas que, tras comenzar prácticamente sin nada y con apenas experiencia, supo llevar el rumbo adecuado, aun con situaciones ad­versas que fueron superando. Desde aquel 1979 han pasado más de cuarenta años, en los cuales, se han profesionalizado, han me­jorado sus servicios y siguen en constante evolución, por lo que, llegar a ese 50 ani­versario no será difícil, y desde luego, a otros tantos años más con las generaciones que vendrán.

En la fotografía izquierda; con la marca Iveco y Lancia exponiendo en Fercam. En la derecha; exposición de vehículos Lancia. Ambas de los años 90.

Texto: Juan Diego García­ Abadillo

Fotos: Talleres Maeso