El pasado 15 de enero abría sus puertas en la Plaza de la Constitución nº 13 de Manzanares el establecimiento hostelero Tapi Tapitas. Sus propietarios, que ya cuentan con la experiencia de haber regentado el bar-restaurante del club de tenis de Manzanares, comienzan una nueva etapa cargada de ilusión en esta nueva ubicación.


Tapi Tapitas abre sus puertas desde las 9:00 h. de la mañana hasta el cierre ininterrumpidamente, ofreciendo una gran diversidad gastronómica para todos los públicos. Por las mañanas ofrece desayunos con gran variedad en tostadas, montados y bocadillos, pinchos de tortilla o diferentes raciones. De cara al mediodía ofrece menús diarios por 13 euros compuesto de 4 primeros y 4 segundos a elegir más bebida y postre. Para los fines de semana, sábados y domingos, ofrece menús más especiales a partir de 15 euros con entrantes para compartir y un segundo plato a elegir entre carne y pescado.


Entre su amplia y variada gastronomía, encontramos, tanto en sus menús como en su carta, cocina tradicional y casera; judías y lentejas de la casa, una rica sopa para estos días de frío, diferentes tipos de raciones como huevos rotos, gachas, gambas blancas, cazuelas de champiñones y langostinos, variedad de ibéricos, quesos, mollejas de cordero, calamares, croquetas caseras, gambas al ajillo, diferentes tipos de ensaladas y una gran variedad de montados, bocadillos, tostas, hamburguesas y sándwiches, entre otros. Y por supuesto para los más peques; nuggets y alitas de pollo, paninis, mini croquetas, etc. Asimismo, dispone diariamente de sugerencias de la casa con productos de temporada que no están en la carta.


Su acogedor salón-comedor tiene una capacidad para unos 30-40 comensales, además de contar con terraza de verano para unos 80-90 comensales.


Asimismo, disponen de diferentes productos para alergenos, tanto sin gluten como sin lactosa, entre otros, y con la total seguridad a la hora de sus elaboraciones para las personas que tienen alguna intolerancia alimenticia.


Igualmente, no podemos perdernos sus estupendas tapas acompañadas de una cerveza bien fría o un buen vino de la tierra, especialmente de vinos de Manzanares.